Ser un enfermo horrible

Posted by in Personal

No estoy acostumbrado a estar enfermo. Suelo tener una salud medianamente buena y, como mucho, pillo algún resfriado leve por no abrigarme lo suficiente. Y eso una vez al año. Pero claro, cuando pillo algo estoy tan desacostumbrado a esa sensación que me convierto en un enfermo horrible.

Me pongo huraño al ver que no puedo hacer ni la mitad de las cosas que quiero, sobre todo cuando el resfriado viene con un dolor de cabeza de regalo. En esos días, si me diriges la palabra lo más normal es que responda con gruñidos (no siempre por estar enfadado, muchos son de pura economía de palabras). La sensación de encierro que produce estar en cama tampoco ayuda mucho para mejorar el humor, claro.

Pero lo peor, lo peor, es cuando esa semana tenías cosas planeadas e ineludibles. Tener que ir a hacerlas con el trancazo, sobre todo cuando te hacen ilusión, es ir a hacerlas a medio gas, sin fuelle casi y sin poder aprovecharlas del todo.

En fin, que soy tan mal enfermo que para desahogarme un poco escribo quejándome y así luego, con menos cabreo, puedo intentar al menos entretenerme. O algo.

Compartir en...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrShare on LinkedIn